¿Buenos Planes para solucionar la crisis o más improvisación? TU DECIDES

foto-nestor-nad

Como explicar al mundo, que en medio de la peor crisis socioeconómica de la historia de Venezuela, que podría llegar a quebrarlo, escaseen anuncios oficiales, propuestas de Planes de Desarrollo surgidos de la más amplia consulta y el trabajo conjunto entre el sector público y privado promovida por partidos políticos y exigencias claras de la sociedad para que se apliquen, como única solución viable y sostenible, tal como lo ordena el artículo 299 de la Constitución Nacional, y en cambio continua la improvisación sin rendición de cuentas como “modelo de gestión” en todas las instancias de gobierno. ¿Qué falta que suceda para que lo entiendan y se comprometan a exigirlo?

No ven que la crisis de empobrecimiento masivo de todos los trabajadores y empresarios de Venezuela, ha sido causada por la pésima gestión pública caracterizada por la peor administración de recursos del mundo moderno, según la revista The Economic, donde se han “perdido” miles de millones de dólares en obras pagadas con escandalosos sobre precios apoyados por una descarada impunidad, la cual es promovida por “jueces que miran para otro lado”, ante miles de denuncias. Vean que existen casos de ex funcionarios que suman varias decenas de denuncias sin que se les haya abierto ni siquiera una investigación. Piensen, que al no tener planes de desarrollo aprobados en los consejos de planificación, se promueve la improvisación de gobernantes inescrupulosos, populistas y autoritarios que es la semilla y núcleo de la corrupción, principal causa del caos de Venezuela.

Analicen, que los gobernantes administran bajo un “desordenado modelo de gestión” sin parámetros ni indicadores y la acción de gobierno no se basa en planes discutidos y aprobados en los Consejos de Planificación, sino en la “visión personal” del gobernante de turno, lo que ha producido los peores resultados en desarrollo socioeconómico en comparación con cualquier otro país del mundo. Razonen, que son los mismos gobernantes enquistados en alcaldías, gobernaciones y gobierno nacional quienes no promueven debates de políticas públicas, ni para concertar objetivos de desarrollo, sino que imponen la polarización basada en el discurso de descalificación personal, o su visión unipersonal, execrando al resto de la sociedad de la participación abierta y democrática en los asuntos públicos, es que acaso no ven o no quieren ver, que tampoco hacen el menor esfuerzo para cumplir con indicadores de índices de desarrollo humano y de calidad como lo ordena la ONU, sino ofrecen “objetivos genéricos, ilusiones abstractas o faraónicas inalcanzables”; me van a decir que tampoco entienden que la falta de Planes de Desarrollo es lo que permite se oculte la contratación de proyectos y obras públicas, dejando a discreción del gobernante de turno, “otorgar” la mayoría de los contratos vía “decretos de emergencia” y “a dedo” o cuando más, a través de “comités de licitaciones” con sobreprecios que surgen precisamente de supuestas “consultas de precios”; por Dios, no se ofrecen métodos de supervisión y control de la gestión de esos gobernantes con acceso público; acaso no saben que esos gobernantes no usan métodos para evaluar los resultados de su gestión, ni registrar información estadísticas; conciudadanos, me van a decir que ustedes no se dan cuenta que por falta de Planes de desarrollo que deberían ser publicados en gaceta oficial con sus respectivos métodos de rendición de cuenta, los funcionarios no son obligados por los tribunales a rendir cuenta de la administración de los recursos públicos de cada partida presupuestaria como lo ordena el artículo 315 de la constitución, no deducen, que por no tener planes de desarrollo, las ciudades, estados y el país ha caído en un total desorden que nos ha llevado al caos ruinoso y de quiebra.

La situación narrada es pública y notoria, la sociedad venezolana y en especial los “comunicadores influenciadores”, deben asumir la responsabilidad de exigir a todas las instancias nacionales e internacionales, incluyendo escenarios de negociación política como mesas de diálogos y otros, la aplicación de los artículos 299 y 315 de la Constitución Nacional como normas constitucionales que obligan a aplicar un modelo de gestión basado en la planificación estratégica de consulta abierta y rendición de cuentas, porque los actuales gobernantes no lo van hacer, no les interesa y ni siquiera lo mencionan, prefieren seguir con el modelo de improvisación porque es el que les permite las decisiones discrecionales que reportan dividendos. Son las organizaciones de la sociedad quienes lo deben exigir. Pregunto ¿Cuál es tu responsabilidad?

Todas las ciudades, estados y países, con muy pocas excepciones, como Venezuela, cuentan con Planes de Desarrollo para guiar las acciones de sus gobiernos, y es un compromiso que han asumido por exigencia de sus sociedades. Aquí no ha sucedido y quizás por eso se habla de una sociedad de cómplices, tentada permanentemente por gobernantes populistas y corruptos, que logran que muchos guarden silencio por miedo o esperando recibir algún beneficio sin merecerlo. Estos mediocres personajes detestan la inteligencia, el trabajo productivo y  valores ciudadanos, y por el contrario, amparan personas ligadas a delitos de corrupción, logrando que a veces la misma sociedad venere verdaderos capos y en cambio, estigmatice a trabajadores, estudiantes y empresarios honestos, haciéndolos aparecer como “pendejos” por no sumarse al festín. Ha sido un proceso de degradación masiva de valores a la que ha estado sometida de nuestra sociedad, donde la acción y omisión ha incluido a algunos partidos políticos, propiciadores de la muerte espiritual de personas atraídas a ese infierno de lo fácil, que terminan perdiendo su dignidad. Soy testigo de varios casos, vi “dirigentes” pagar deudas de colegiación a profesionales de distintos gremios para comprar sus votos en elecciones gremiales. Recuerdo haberle dicho a uno de ellos, que me retaba a medirme en elecciones del gremio de abogados, buscando revancha porque le había ganado una elección universitaria: “no me prestaré para esto, pongan la elección libre y competiré, cuando ustedes compran votos con dinero y prebendas, no se dan cuenta que le están matando la dignidad a esa gente”. Luego de esas elecciones, vi a muchos “solventados” de sus obligaciones con el inpreabogados, que luego de sucumbir a la tentación, caminaban como animas perdidas por pasillos de los tribunales sin poder levantar la cara. Otro ejemplo fue el de una comunidad de la parroquia Chiquinquirá de Maracaibo, representada en un “consejo comunal”, a la que le “asignaron unos recursos” para embaular una parte de una cañada. La obra fue “contratada”, pero no fue ejecutada y el dinero se perdió. Otro más, un caso de Corpozulia, donde le “asignaron” a un “contratista” la obra “Suministro e Instalación de planta de procesamiento de aceite de palma aceitera”. Después que le entregaron una importante suma de dinero por concepto de “anticipo”, procedió a limpiar un terreno en la Machiques-Colon donde supuestamente iba la planta, pero hasta ahí llego la obra. La planta que vendría de países asiáticos nunca llego y el “general Martínez muy molesto” no pudo recuperar el dinero, se perdió. Así existen miles de casos, esa ha sido y sigue siendo la manera como se han “perdido” miles de millones de dólares de los ingresos del país, que podrían estar en bancos extranjeros beneficiando el desarrollo de otros países. Todavía no se entiende, necesitamos más pruebas para identificar que la causa del caos nacional es la falta de planes surgidos del trabajo conjunto entre el sector público y privado, con la participación abierta de la sociedad, enfocados hacia el logro de buenos resultados a través de proceso de rendición de cuentas basada en informes de gestión, donde los responsables de la administración de las partidas presupuestarias expongan resultados  cuantitativos de su gestión, tal como lo hacen en todos los países del mundo exitoso y democrático. ¿No lo ven, acaso esa no es la mejor forma de demostrar que la democracia es el mejor sistema de gobierno? Te pregunto: ¿Te sumaras a la campaña emprendida por la fundación Propuesta País para exigir la aplicación de la planificación estratégica y rendición de cuentas como modelo de gestión publica en todas las instancias de gobierno en Venezuela o prefieres seguir presenciando el caos producido por la improvisación en la gestión pública? Atrévete, TU DECIDES, esperamos por ti.

Fundación Propuesta País.  www.propuestapais.org

Néstor Rincón @Nestorrinconf

Presidente

A %d blogueros les gusta esto: