Conciudadanos, derrumbemos el MURO para salvar el país

El Señor Trump presidente de EEUU puso de moda los MUROS de nuevo, después que los alemanes derrumbaron tumbaron el de Berlín a punta de mandarria, no obstante, en el caso de los germanos, muchos de ellos sacrificaron su vida porque fueron fusilados por tratar de saltarlo. Los comunistas alemanes aislaron, empobrecieron y dominaron la sociedad berlinesa, hasta que un grupo de ellos, cansados de esa pared que los oprimía, se organizó y la tumbaron.

En Venezuela partidos políticos y sus gobernantes de turno han construido un MURO similar al alemán, para impedir que la sociedad organizada del país participe en los asuntos públicos y con ello, aislarla, empobrecerla y dominarla y manejar a su antojo los recursos públicos.

La participación de la sociedad organizada a través de sus representantes en los Consejos de Planificación para promover conjuntamente con el estado el desarrollo socioeconómico del país, sus ciudades y estados, es un deber ciudadano y una obligación del estado facilitarlo. Con base a ello, dentro del marco jurídico patrio, se encuentran vigentes un conjunto de leyes que desarrollan los preceptos Constitucionales y que orientan a la sociedad venezolana y a sus instituciones, a generar los mecanismos y acciones que promuevan la viabilidad del proceso de descentralización y la participación ciudadana en los procesos de planificación dirigidos a la transformación socioeconómica requerida; entre las que se encuentran: La Ley Orgánica de Planificación, Ley Orgánica de la Administración Financiera del Sector Público, Ley Orgánica de la Administración Pública, Ley de los Consejos Locales de Planificación Pública, Ley de los Consejos Estadales de Planificación y Coordinación de Políticas Públicas, Ley del Consejo Federal de Gobierno, Ley del Fondo Interterritorial, Ley de Participación Ciudadana, Ley del Poder Público Municipal, Ley de Hacienda Pública Estadal, entre otras.

Sin embargo, el desbocado interés de gobernantes por administrar los recursos públicos sin controles, violando la legislación nacional, ha hecho que mantengan un MURO para impedirlo. Ni los espantosos resultados de ruina y miseria que mata a muchos venezolanos, ha logrado que abran la más mínima participación ciudadana en la planificación y control de los asuntos públicos. Y es porque el tenebroso pero productivo MURO les ha permitido malbaratar más de un billón ($1.000.000.000.000,00) de dólares, 50 veces más dinero que el usado en el Plan Marshall para reconstruir todas las ciudades de Europa después de la guerra, incluyendo Berlín, la ciudad que recibió la mayor cantidad de bombas. Esas ciudades se exhiben hoy reconstruidas y prosperas, mientras que aquí, el resultado ha sido ciudades moribundas como Maracaibo, en palabras del politólogo Jesús Castillo. Ciudadanos mendingando en los restos de la basura, al lado de gobernantes con allegados exhibiendo riquezas extravagantes, y pretensiones de perpetuarse en el poder.

EL caos de Venezuela no ha sido por falta de dinero, porque más bien le ha sobrado, sino por una cínica confabulación de gobernantes y partidos políticos, en contra la sociedad civil organizada, con el único propósito de usar el dinero público para su propio beneficio. Gobernantes de turno en alcaldías, gobernaciones y ministerios, han asignado sin transparencia innumerables de contratos de obras con sobre precios descarados, han malgastado miles de millones de dólares en improvisados disparates y un vulgar proselitismo político, a pesar de estar expresamente prohibido por la ley. Obras paralizadas se cuentan por miles, como el tren paralelo a la autopista Valencia-Caracas, un verdadero caos administrativo.

Estos gobernantes venezolanos se acostumbraron a este festín y por eso, no quieren cumplir la Ley, ni permitir la participación de los ciudadanos en la planificación y asignación de los presupuestos públicos y menos, en la evaluación de los resultados de la aplicación de las partidas presupuestarias, como si lo hacen el resto de los países del mundo.

Como la participación ciudadana ha impulsado a Ecuador.

Con la participación ciudadana en Ecuador se ha logrado disminuir los índices de corrupción, con un plan guiado e implementado por el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, bajo el slogan “participa Ecuador, tú tienes el poder”, con su máximas de lucha contra la corrupción, designación de autoridades y transparencia, esta última como indicador de una óptima rendición de cuentas. Aunado a un indicador de justicia social que es el salario básico, que antes era de 160 dólares y ahora es de 366 dólares. “El salario antes cubría el 40 por ciento de la canasta básica, mientras que ahora cubre el 100 por ciento. Por eso decimos que es un salario digno”, afirmó Pabel Muñoz, titular del Senplades. En materia de salud alcanzo el estándar recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 2 camas hospitalarias por cada mil habitantes. Fuente: www.cpccs.gob.ec

Bogotá y demás ciudades de Colombia se benefician de la participación ciudadana.

Bogotá también avanza en materia de participación ciudadana implementando una campaña para lograr “una ciudad consciente de sus derechos y altamente participativa”, con un despliegue amplio y masivo de participación para  la construcción del Plan de Desarrollo ‘Bogotá Mejor Para Todos’  dirigido y auspiciado por un Consejos Territoriales de Planeación. Fuente: www.bogota.gov.co

En paralelo al desarrollo socioeconómico que exhiben países y ciudades vecinas, los venezolanos estamos pagando muy caro, con muerte y pobreza cruel, haber permitido que nuestro futuro esté en manos de alcaldes, gobernadores y presidentes de la Republica autoritarios y mediocres, que astutamente han mantenido un MURO para asilarnos y evitar que ejerzamos nuestro derecho como sociedad organizada, representantes de la iniciativa privada, a ejercer nuestro rol como corresponsables de la promoción del desarrollo socioeconómico, mediante planes estratégicos de consulta abierta y su correspondiente rendición de cuenta, como lo ordenan los artículos 299 y 315 de la Constitución de la Republica.

Una y otra vez los mismos gobernantes candidatos

Como una maldición quienes construyeron el MURO y lo mantienen, se presentan una y otra vez como candidatos. Como si el resto de la sociedad no existiere. Conchudos y caras de tablas, como si el resultado de sus administraciones fuera transparente y eficiente. Pero más sinvergüenzas algunos pseudo intelectuales y empresarios que los apoyan,porque apoyarlos, sería como si los alemanes fusilados tratando de saltar el muro de Berlín, resucitaran para apoyar a los alemanes que construyeron ese muro o pedirle a los mexicanos que apoyen el muro de Trump.

Hace días el Señor Chuo Torrealba dijo en televisión, que ya sabían que el gobierno no tiene ningún plan de desarrollo, pero que era irresponsable que la oposición tampoco lo tuviera, y se cuestionóafirmando,“porque en el caso de ganar las elecciones que vamos a hacer al día siguiente”. Exactamente sobre eso ha venido alertando la iglesia católica a través de sus máximos representantes. Eso lo sabe el Nuncio Apostólico Aldo Giordano. No hay un Plan País, ni para los estados y ciudades de Venezuela, y la razón es, porque los partidos políticos y sus gobernantes no permiten el funcionamiento de los Consejos de Planificación. Ellos han sabido engañar una y otra vez a la población con la falsa polarización y shows mediáticos, y esta se ha dejado engañar. Algunos incluso, han llegado acusar a sus antiguos compañeros de corruptos y asesinos, para luego aparecer de nuevo a su lado, como si nada, apoyándolos para nuevas elecciones.Esto representa una increíble sinverguenzura, que los venezolanos hemos permitido.

¿Cómo romper el MURO que le arranca el futuro a nuestros hijos?

Ya saben que quienes construyeron y mantienen el MURO en Venezuela para apropiarse de los recursos público no lo van a tumbar, nos toca a los ciudadanos organizarnos para tumbarlo y lo haremos, asumiendo cada uno como ciudadano el deber con el país, exigiendo en todas las instancias de los partidos políticos, de gobierno, en medios de comunicación, gremios, asambleas, asociaciones de vecinos y en todas las formas en que la sociedad este organizada, la participación ciudadana en los asuntos públicos como parte de nuestro compromiso ciudadano y colectivo. Debemos exigir que se convoquen y se constituyan los Consejos de Planificación en cada ciudad y estado del país con la participación de los representantes de la sociedad organizada como lo ordena el artículo 299 de la constitución; que una vez constituidos, se debatan allí los objetivos de desarrollo socioeconómico de cada ciudad, estado y del país, para que nunca másesa sea una decisión unilateral delos gobernantes de turno, ni de sus allegados, sino el resultado de una amplia consulta ciudadana, transparente y democrática.Que una vez acordados los objetivos de desarrollo, los presupuestos públicos sean un reflejo de ellos porque estén alineados a esos objetivos. Que las tareas y actividades que se deriven de su ejecución sean supervisadas por comités de ciudadanos, facultados para ir midiendo los avances hasta alcanzar los objetivos planteados en cada plan y por último, que se haga una exhaustiva evaluación de los resultados para comprobar que los recursos aplicados se correspondan con los objetivos de los planes, a través de una clara y transparente rendición de cuentas, como lo ordena el artículo 315 de la constitución nacional.

Todo este gran cambio para rescatar elfuturo de nuestros hijos es posible y depende de que entre todos creemos un mayor nivel de conciencia ciudadana, de nuestro rol como ciudadano y el compromiso que asumamos de ese rol con el país y la primera acción es, que de una vez por todas nos unamos para derrumbar el MURO POLITICO PARTIDISTA CORRUPTO que nos oprime y empobrece, para liberar las fuerzas creadoras de la sociedad organizada de Venezuela al lado de partidos políticos modernos y abiertos a la participación ciudadana en la construcción de un país de gente prospera y desarrollado.

Vamos pues, derribemos el MURO, agarra tu mandarria y dale tu primer mandarriazo al MURO por donde más le duela, divulgando este articulo a todos tus contactos y luego llámalos y pregúntales si ayudaran a tumbar el MURO que nos arruina.

Suscríbete a nuestra página www.propuestapais.org y ayuda la causa por la recuperación de Venezuela.

Fundación Propuesta País

Néstor Rincón @Nestorrinconf

Presidente  – 0414-3616950

Oficina: 0261-9354404

A %d blogueros les gusta esto: