GOLPES DE ESTADO, MALA GESTIÓN O AMBICIÓN

Nicolás Maduro dijo que “resolvió” en tiempo record el “impase” que hubo entre el TSJ y la Fiscalía General, a propósito dos sentencias con las que ese tribunal asumía las competencias de la AN. Dijo ser “un fenómeno”. Sin embargo, no ha podido lograr esos mismos “mágicos” resultados con su gestión de gobierno, los principales indicadores de desarrollo humano y calidad de vida durante su periodo están entre los peores del mundo y todo parece indicar que esa fue la principal razón del “impase”, pues debe ser muy difícil rendir cuenta ante la AN con semejantes números. Sin planes de desarrollo elaborados en conjunto con la iniciativa privada, Gobernadores y Alcaldes, incluidos los de oposición, están en riesgo de sufrir algún tipo de “impase” como este. Claro sería mejor un referéndum revocatorio pero el estatus quo político tampoco quiere esa salida.

Según Datanalisis, Interlaces y otras encuestadoras, más del 90% de los venezolanos buscan dirigentes políticos que presenten propuestas para superar la crisis, (aunque no mencionan el método técnico, se refieren a planes de desarrollo) y muchos comienzan a exasperarse al no lograr que sus “líderes políticos” hagan caso a este clamor, pues mientras un 80% de la población está literalmente pasando hambre y graves padecimientos de salud, “sus dirigentes” persisten en ganar audiencia gracias a los errores del contrincante y no por méritos propios en base a propuestas de solución de los grandes problemas sociales y económicos como lo pide la inmensa mayoría.

UNA BUENA GESTION, ES LA MEJOR FORMA DE PROMOVER LA DEMOCRACIA

Es muy raro que un gobernante que logre buenos resultados de gestión basados en Planes de desarrollo concertados con representantes de la iniciativa privada, sufra un “impase como el que le toco al Sr. Maduro.

La renta petrolera y “ayudas” de empresarios beneficiados por contratos públicos, hicieron que buena parte de los dirigentes políticos descuidaran su capacitación en materia de gestión pública como condición para ejercer el oficio de la política y dentro de ella, la planificación como método para producir buenos resultados, esa es la razón por la que les cuesta tanto sentarse hablar del tema. En cualquier forma que le asomes la palabra plan de inmediato se incomodan. Su estrategia para no abordar el tema es anteponer una excusa, la más usada es, ”tienes razón eso es lo que se debe hacer, pero lamentablemente no hay tiempo”, otras veces dicen, “eso no es prioritario”, otra de moda es, “primero tenemos que salir de Maduro”, una excusa de época es, “viene la Feria”, o “estamos en diciembre”; una más radical, “ eso es perder tiempo” etc. Un diputado dijo: “Eso de planificar es para un país que este normal, Venezuela está en una situación anormal, y hasta tanto no recuperemos la normalidad no podremos planificar”. A simple oído parece un sesudo comentario, pero nada más perverso que ocultar que ha sido precisamente la falta de planes de desarrollo y haber dejado todo a la improvisación de los gobernantes de turno la causa de la crisis que padecemos. Ha sido la grotesca discrecionalidad en la administración de los mas cuantiosos recursos públicos sin rendición de cuenta lo que ha producido los peores resultados de desarrollo que se conozca en la historia.

Dirigentes políticos sin capacitación, pronto estarán fuera de la política.

Si quieren continuar en la política, más temprano que tarde tendrán que asumir este método de trabajo porque es el único que garantiza buenos resultados, así lo confirman decenas de ejemplos en todo el mundo, además esta ordenado en el artículo 299 de la constitución nacional. Según esta norma, el método para lograr los objetivos de desarrollo socioeconómico del país (nuevos empleos, valor agregado nacional, mayor calidad de vida y soberanía económica) es una Planificación Estratégica democrática, participativa y de consulta abierta.

Para competir como político en la nueva Venezuela se requerirá estar capacitado en materia de planificación y administración de gestión, pues al ser catalogada como la peor administración del mundo, es necesario que quienes tengan esa responsabilidad, deban estar bien preparados.

Hasta ahora la única estrategia para llegar al poder en Venezuela ha sido criticar la mala gestión de sus oponentes en gobierno, quienes al no contar con planes surgidos de amplias consultas, han estado irremediablemente destinados a fracasar en su gestión. Los votantes son empujados una y otra vez a “votar” por el menos malo y no por quien represente la mejor propuesta de gestión, el mejor plan de desarrollo.

Cualquiera que sea el final de la historia del “impase” que sufrió el Sr. Maduro, Venezuela no saldrá de esta crisis sin planes de desarrollo concertados entre el sector público y privado, donde se establezcan objetivos claros, viables y rentables para todos, que sean sustentables en el tiempo por estar incorporados legalmente en la visión del país, en los presupuestos públicos y cuenten con el compromiso de toda la sociedad. Mientras más tiempo tarden los dirigentes políticos en asumir esta realidad para el ejercicio de su gestión peor será para su futuro en la política y más oportunidad habrá de que surjan nuevos líderes en el país.

Si quieres que en Venezuela se aprueben planes de desarrollo como método para lograr buenos resultados en la creación de nuevos empleos, mayor valor agregado nacional, mejor calidad de vida y soberanía económica como lo están logrando los demás países latinoamericanos, apoya nuestra causa, difunde este artículo y suscríbete en www.propuestapais.org

Fundación Propuesta País

Néstor Rincon

Presidente

A %d blogueros les gusta esto: